8 técnicas para salir de los pensamientos negativos

Pensamientos negativos

Los pensamientos negativos son pensamientos recurrentes, generalmente relacionados con preocupaciones, miedos o situaciones violentas que nos impiden concentrarnos en otras cosas.

Este tipo de pensamientos son normales para todos. La diferencia está en cómo reaccionamos ante ellos. Si no les das importancia, no se vuelven preocupantes.

Pero si estos pensamientos te causan mucha ansiedad o estrés, es probable que se interpongan en tu rutina diaria.

Para deshacerte de los pensamientos negativos, necesitas probar un enfoque diferente, algo que te ayude a despejar tu mente de una vez por todas.

Hemos traído aquí algunas técnicas que pueden ser muy útiles para vaciar tu mente de malos pensamientos.

¿Vamos a comprobarlo?

Técnicas para salir de los pensamientos negativos

1. Observa tu lenguaje corporal

Tómate un momento para evaluar tu lenguaje corporal.

¿Mantienes a menudo una postura cerrada? Si es así, es más probable que pienses negativamente.

Un lenguaje corporal deficiente puede reducir tu autoestima y provocar una falta de confianza. Y en este estado emocional, es natural empezar a tener malos pensamientos.

Una buena manera de sentirse seguro es abrir la postura y sonreír más.

Corrige tu lenguaje corporal y te sentirá mucho mejor.

Este podría ser el primer paso que necesitas dar para borrar los pensamientos negativos que te preocupan.

Recomendado:
7 Hábitos que cambiarán tu vida para siempre!

2. No tengas miedo de hablar de lo que te preocupa

A veces los pensamientos negativos surgen porque hay problemas o emociones que necesitas comunicar.

No es bueno guardarse las cosas para uno mismo. Si hay algo de lo que hay que hablar, hay que hablarlo.

Al poner los pensamientos en palabras, les darás forma y los harás visibles.

Esto te ayudará a poner los problemas en perspectiva para que puedas afrontarlos de mejor manera.

3. Despeja tu mente

Cuando la mente está acelerada, puede ser difícil mantener la calma.

Esto hace que sea aún más difícil controlar tus pensamientos, especialmente los negativos.

Si puedes parar un minuto, ya puedes tener grandes resultados.

En este sentido, la meditación puede ser muy útil, y debes pensar en ella como un nuevo comienzo. Una vez que tu mente esté vacía, podrás llenarla con algo más positivo.

Tomarse un tiempo para meditar, contemplar un paisaje, obras de arte o el «paisaje» que te rodea son estrategias que te ayudarán a controlar los pensamientos negativos.

4. Cambia tu enfoque

A veces el pensamiento negativo es el resultado de una mala perspectiva.

Presta atención a la atención que das a las cosas que te rodean.

Aquí puedes sustituir «tengo problemas» por «me estoy enfrentando a algunos retos, pero estoy trabajando duro para superarlos».

Las dos frases entrecomilladas dicen básicamente lo mismo, pero la segunda adopta un punto de vista más positivo.

Y ese pequeño cambio de enfoque puede suponer una gran diferencia en tu forma de pensar y sentir.

5. Ejercite tu creatividad

Cuando surgen pensamientos negativos, es muy útil encontrar una salida creativa. Y esta creatividad puede adoptar la forma de escribir cosas, dibujar, pintar, etc.

Recomendado:
¡Los primeros pasos para construir una mentalidad de éxito!

Explorar las emociones a través de la creatividad actúa como una distracción y mejorará tu estado de ánimo.

La creatividad puede sentirse como una liberación.

Cuando procesas tus emociones a través de una forma de arte, por ejemplo, estarás rompiendo la dinámica habitual de tus pensamientos y te será más fácil entenderlos y controlarlos.

6. Pasea por la ciudad

Dado que los pensamientos residen en nuestro cerebro, es fácil asumir que es ahí donde se forman. Pero eso es sólo parcialmente cierto. A veces nuestros pensamientos son producto del mundo que nos rodea. Si estás rodeado de gente negativa, es probable que tú también empieces a pensar de forma negativa.

Alejarse de los ambientes negativos puede ayudar considerablemente. Dar un paseo con la cabeza en algún lugar como un parque o un museo puede ayudar mucho. Este tiempo que pasa alejado de las influencias negativas le proporcionará un importante espacio de tranquilidad.

7. Comprender lo que te hace feliz

A veces, en nuestro día a día, perdemos el foco en las cosas buenas que hay en nuestra vida. Para evitarlo, puedes entrenar tu mente para que se centre en todo lo bueno que ocurre a tu alrededor.

Enumera todo aquello por lo que debes estar agradecido, por pequeño que parezca. A veces, las cosas buenas de nuestra vida están justo en nuestra cara y, sin embargo, no podemos verlas. Abre posibilidades y ponte en sintonía con todo lo positivo que ya tienes.

8. Comprende tus pensamientos negativos

No hay una sola manera de apagar, de una vez por todas, el «parloteo negativo» que habita en tu mente. Pero entiende que ese no debe ser tu objetivo. Al fin y al cabo, es perfectamente normal, o más bien, absolutamente saludable, enfrentarse a diálogos interiores desagradables de vez en cuando.

Recomendado:
¡Cómo Mantenerte Motivado y Lograr tus Objetivos!

Sin embargo, es importante que reconozcas cuando el pensamiento negativo se convierte en un patrón. Si la negatividad está excesivamente presente en tu vida diaria, es probable que provoque daños en tu calidad de vida.

Además, los pensamientos negativos muy frecuentes pueden ser un indicio de una condición psicológica más grave, como la depresión y la ansiedad.

Dejar Una Respuesta

* Denota Campo Requerido