¡Cómo Mantenerte Motivado y Lograr tus Objetivos!

La motivación es algo fundamental para que podamos lograr nuestras metas. Sin ella, es muy probables que nuestros objetivos sean muy difíciles de cumplir.

La motivación es lo que nos hará trabajar incansablemente, es lo que nos lleva a tomar acción. 

Para fortuna nuestra, cuando la motivación comienza a declinar, podemos seguir algunas recomendaciones y pautar para poder traerla de vuelta. 

Aquí te mostramos cuáles son algunos consejos que puedes utilizar hoy mismo.

1. Visualiza tus objetivos.

Cuando nos visualizamos a nosotros mismos logramos obtener una herramienta muy poderosa, nuestro subconsciente se prepara para la acción. Cuando quieras fijar una meta, intenta visualizar todas las cosas que puedas. 

Por ejemplo, aplausos de tus compañeros de trabajo cuando hayas hecho una gran presentación. 

Muchos atletas de alto nivel se visualizan alcanzando sus metas, hacen que las cosas sucedan en su mente para que su cuerpo y todo su ser esté en completa armonía y listo para tomar acción. 

Visualizan cada detalle, pueden oler el sudor que gotea en su cara, pueden sentir cada una de las emociones de la victoria. 

De manera sorprendente, los músculos de los atletas que lograron visualizar este escenario, respondieron de la misma forma que las personas que realmente lo hicieron de manera física. 

Esto nos quiere decir que el cerebro no logra diferenciar, entre la realidad y la visualización. 

Recomendado:
8 técnicas para salir de los pensamientos negativos

El cerebro piensa que la experiencia que se está visualizando es real y organiza todo de forma química. Por lo tanto, no te olvides de visualizar tus metas de forma concreta, visualiza tu sonrisa y la alegría que puedes tener al lograr tu meta tan deseada. 

2. Examina las razones de tu motivación.

Examina cada una de las razones por las que estás luchando, anota las razones específicas en una agenda o papel. Por ejemplo, si tú quieres lograr algo para tus seres queridos, esto puede ser un potenciador que te ayude a lograrlo. 

Ya que no solo te estarás motivando para un interés propio, sino también lograras un impacto en la vida de las demás personas…

Cuando tienes este tipo de razones lograrás mejores resultados que cuando la razón que te motive sea un tanto egoísta y donde solo te encuentres tú como protagonista.  

Algunas preguntas que puedes realizarte son las siguientes: 

  • ¿Cuáles serán los mejores beneficios que obtendré una vez logre mi objetivo?
  • ¿En qué sentido logrará cambiar mi vida una vez logre mi objetivo?
  • ¿Cómo me sentiré y como será mi futuro si mi meta sea cumplida?
  • ¿En qué clase de personas me convertiré y como puedo mejorar mi entorno?

3. Acepta tus errores.

El camino al éxito está lleno de baches, errores y montañas rusas. No importa el recorrido que quieras hacer, siempre habrá obstáculos.  Probablemente cometerás muchos errores…

Pero utiliza estos errores como oportunidades de aprendizaje. No permitas que un pequeño error comprometa tu objetivo y te genere estrés. 

Úsalos como oportunidades para aprender que no hacer en el futuro. Todo el mundo comete errores, de hecho, las personas de éxito son las que más fracasan, cometen más errores que las demás personas.

Recomendado:
7 Cualidades Que Solo Posee un Vencedor!

Las personas de éxito aprenden mucho todos los días, utiliza tus errores iniciales como fuentes de sabiduría…

4. Establece objetivos menores.

Establecer metas demasiado grandes no hará más que generarte demasiada ansiedad. Divide tu objetivo principal en pequeños objetivos. Establece una fecha limité para cada uno. 

Un ejemplo bastante claro y que fácil de entender es el siguiente:

Si quieres comenzar a correr y completar una carrera de 10 km, empieza a establecer pequeñas metas de 3 veces por semana. 

Los pequeños objetivos podríamos dividirlos con caminar 3 km caminando, luego 5 km hasta que logres llegar a los 10 km. 

Divide una meta gigante en pequeña, estos pequeños procesos harán que tus niveles de estrés no se vean afectados y que tu motivación no decaiga. 

No te olvides de documentar el proceso. Mide los resultados, el proceso de evolución hará que mantengas la motivación por un largo tiempo. 

5. Compite contigo mismo.

No te compares con los demás, no es saludable, porque cada ser humano es único, diferente.  Mirarse en el espejo de otra persona no es nada más que limitarse a uno mismo. 

Existen momentos donde nos comparamos demasiado con otras personas.  Esto solo hace más complicado los objetivos, solo harás sabotear tu proyecto en lugar de avanzar, retrocederás. 

Competir contigo mismo te hace bien, te motiva a no abandonar tus metas a recompensar tu esfuerzo. 

6. Planifica y reflexiona sobre tus grandes objetivos.

Es una práctica interesante si te tomas unos cuantos minutos al día o a la semana para que medites cuáles son los puntos que te falta pulir para poder lograr tu meta. Intenta escribir tus metas cada año. 

Recomendado:
7 Soluciones Rápidas para Aumentar tu Creatividad al Instante!

Elige los objetivos principales que quieres cumplir para cada año. 

Mantener la motivación puede ser difícil, pero con la mentalidad correcta puedes seguir al frente y disfrutar cada momento de tu meta.

Recuerda que no es lo más importante llegar a la menta sino también disfrutar del proceso. 

Por tu éxito,

El Equipo de Apps Rentables

Dejar Una Respuesta

* Denota Campo Requerido