Rutina Diaria en la Cuarentena: La Importancia de Mantener los Hábitos y Cómo Hacerlo!

Con esta pandemia nuestra rutina diaria ha cambiado, para algunas personas no ha cambiado demasiado, para otros ha sido un giro total…

El ritmo de la vida parece haber disminuido, ¿no es así? 

Los viajes se han ralentizado, las relaciones amorosas se han movido al entorno virtual, los viajes y las barbacoas han entrado en pausa. 

Con la relajación de las medidas en algunos países, el mundo parece estar volviendo a la normalidad, pero cabe decir que esto va a llevar su tiempo. 

Nuestro cuerpo quiere que volvamos a la rutina, ya que la salud mental, puede afectarnos en gran medida. 

La rutina diaria influye en la salud mental

La forma en que llevamos nuestra rutina influye directamente en todas las áreas de nuestra vida. Si tenemos una rutina productiva, sentiremos que el tiempo nos rinde. 

Son muchas las personas que con la nueva normalidad es complicado llevar una rutina. Sin embargo, mantener una rutina no tiene por qué ser una tortura.  

Es posible que modificando algunos aspectos podamos acomodar los pequeños detalles para llevarla a cabo. 

Recomendado:
¡Cómo Mantenerte Motivado y Lograr tus Objetivos!

Te será de gran ayuda para tu salud, los beneficios de las rutinas son bastante puntuales. Entre ellos son los siguientes: 

Ayuda a manejar las emociones que vienen con el cambio

La rutina puede ser el mejor aliado con tu tiempo. Es muy probable que hayas escuchado el dicho “el tiempo cura todas las heridas” Una gran verdad, ya que los problemas los miramos de forma diferente con el pasar del tiempo. 

Las tareas que realizas con una rutina aceleran este proceso, proporcionando una forma efectiva de distraerte de malos sentimientos.

Esta no es una forma de negación, sino una forma de acostumbrarte a los nuevos cambios de nuestras vidas. 

Contribuye a la formación de hábitos

Romper viejos hábitos para formar otros nuevos es un proceso que hay que darle tiempo. 

Como seres humanos aprendemos con la repetición, así es como perfeccionamos las habilidades y también logramos consolidar nuevos y hábitos más eficientes. 

Nuestra salud mental en ocasiones exige un cambio radical en nuestras vidas, como la práctica de ejercicios físicos y una dieta equilibrada, cuando adoptamos nuevas rutinas reducimos de igual manera la ansiedad. 

No es tan complicado como piensas, solo necesitamos alrededor de 15 minutos diarios para crear un hábito saludable. Con el paso de los días esto nuevo se convertirá también en tu zona de confort. 

Planifica tu día y la semana, esto también es de gran ayuda. 

Reduce los niveles de estrés

Cuando tenemos demasiadas tareas acumuladas lo único que logramos es estresarnos. Con tener un cuaderno donde taches todo lo que vas logrando es un paso al frente. 

Recomendado:
7 Cualidades Que Solo Posee un Vencedor!

Si en cambio andas mandando correos, organizando reuniones o haciendo llamadas, te será más difícil conciliar el sueño por las noches, ya que tu estrés estará por las nubes.

La rutina logrará estandarizar algunos de nuestros comportamientos. Por lo tanto, no necesitaremos pensar en ellos de forma continua, solo nos centraremos en lo que realmente importa. 

Teniendo una planificación previa de la semana o el día, nos ayudará a tener una visión más amplia de lo que tenemos que hacer, reduciendo y optimizando la toma de decisiones. 

Ayuda a equilibrar el reloj biológico del cuerpo

Cuando dormimos y nos despertamos a la misma hora, el cuerpo hace que podamos regular nuestras hormonas, lo que hace que tengamos más energías en el día. 

Por ejemplo, dormir más tiempo debió haber sido algo común en la cuarentena, pero para nuestro cuerpo esto no puede ser tan bueno. 

Las largas fiestas diurnas solo interrumpen en la producción de la hormona del sueño, la melatonina. Si dormimos demasiado también se produce el mismo efecto. 

En cambio, cuando logramos dormir temprano y nos levantamos de igual manera, esto nos ayudará a reducir los niveles de estrés y regular el metabolismo. 

Cómo mantener la rutina diaria en la cuarentena

Es posible realizar una rutina placentera y productiva al mismo tiempo, si sientes que no estás avanzando demasiado cambia tu rutina de manera que los excesos no te perjudiquen en tu salud mental o física. 

Para ayudarte a encontrar una rutina hemos creado algunos consejos que pueden serte muy útiles en tu día a día.

Si sientes que no son para ti, puedes modificarlos hasta adaptarte. De esa forma logras ese molesto pensamiento de “tener una rutina es bastante aburrido” 

Recomendado:
¿Cómo ser más Productivo al Trabajar desde Casa?

Desarrollar una rutina para dormir

Es trascendental crear una rutina en la noche de forma que tus hábitos sean costumbre. Si quieres dormirte más rápido, basta con apagar todos los electrónicos si al menos una hora antes de dormir.

Si estás trabajando de noche entones hazlo dos horas ante de ir a la cama. 

Establece un horario para dormir los días de semana y otro para los fines de semana. 

Realiza actividades como leer, escribir o ejercicios de respiración antes de acostarte, también puedes perfumar la habitación para sentirte más relajado. 

Crea una rutina cuando te despiertas

La rutina matutina es más fácil de llevarla a cabo por que tenemos los hábitos de higiene, como cepillarnos los dientes, lavarnos la cara o tomar una ducha, aprovecha a incluir otro hábito positivo luego de uno de esos. 

Aunque te encuentres en la oficina, trata de vestirte como cuando te vas a trabajar. 

Analiza tus hábitos alimenticios

Si te es posible no dudes en consultar a un nutricionista para que tengas más claridad en tu plan de alimentación. Un consejo para tomarte un tiempo es planificar todas las comidas los días domingos y prepararlas con antelación. 

Fija las horas de trabajo en casa (si no tienes una)

Trabajar en una oficina en casa requiere disciplina para que el trabajo no ocurra en tiempos largos o no deseados. Incluso en casa, se recomienda seguir los horarios de la empresa.

Por tu éxito,

El Equipo de Apps Rentables

Dejar Una Respuesta

* Denota Campo Requerido